¿Por qué es importante adiestrar a tu perro?

Publicado por en

Trabajar con perros es sin duda una de las bendiciones más increíbles que me han pasado. Es un trabajo sumamente gratificante el poder ayudar a estos ángeles peludos a tener una mejor relación con sus familias y ser más felices juntos.

Hay muchas partes muy divertidas como el verlos interactuar entre si, como se comunican, los mensajes que se mandan utilizado su lenguaje corporal. Si lo vemos todo desde un punto de vista de un perro, de una forma casi primordial, es increíble la cantidad de información que se mandan y perciben a través de sus sentidos. Algo de lo más divertido es trabajar con sus instintos, ver a un perro correr tras una pelota y usar este atractor para poderlo entrenar hace que el perro verdaderamente disfruta  el entrenamiento, lo asocia con algo que le gusta.

Pero no todo es color de rosa, también hay partes difíciles. Algunas razas son más fáciles de trabajar que otras, simplemente por el tipo de perro, hay perros de trabajo (pastor alemán, pastor belga malinois, labrador, pointer, siberian husky, border collie) y perros de compañía (maltes, bichon frise, bulldog, lebrel afgano, xolo) por mencionar algunos.

Pero de algo no hay duda, no importa cuántos perros de la misma raza llegan a la escuela siempre va a ser un reto completamente diferente cada perro. A cada uno hay que darle un enfoque distinto y eso hace el trabajar con perros tan dinámico y poco monótono.

Aun siendo de la misma raza puede ser dominante, sumiso, independiente, apegado, con instinto predador elevado o bajo, con atracción por la pelota, por la comida, por morder un juguete, etc. Así que cada perro es un reto diferente y difícil.

 

 

¿Qué tan importante es darle un entrenamiento a nuestro perro? Bueno, pues primero tenemos que responder a otra pregunta… ¿Tengo un buen liderazgo con mi perro? La gran mayoría de los casos que he atendido de perros con problemas de conducta se debe a una falta de liderazgo por parte de los papás.

Es muy común encontrarme con comentarios como “mi perro le hace más caso a mi esposo que a mí”, “siempre que salgo de casa el perro se pone como loco”, “mi perro se comió la silla del comedor”.  

 

Estos son los indicadores que nos dicen que algo no está bien en la relación con mi perro. Hay que recordar que los perros son animales que viven en grupos sociales, así que naturalmente buscan un líder que satisfaga todas sus necesidades básicas.

Si nuestro perro nos ve como un buen líder que cumple con estas necesidades, algo en él  le dice que no está teniendo lo que necesita y esta falta de liderazgo se convierte en travesuras, destrozos, y conductas inapropiadas.

De cierta forma si el perro ve que no hay un buen liderazgo en casa entonces va a empezar a tomar el control, nos toma la medida y se da cuenta de todas las cosas que puede hacer sin consecuencias.

Así que, más que darle un entrenamiento a mi perro para que haga “trucos” y sepa obedecer ciertas órdenes como siéntate, quieto, ven, etc… el entrenamiento de obediencia  nos va a dar una posición jerárquica adecuada y un buen liderazgo. En pocas palabras el chiste es que nuestro perro  nos vea y diga “yo a este no me le despego” Necesitamos darle a nuestro perro un balance entre órdenes y recompensas, correcciones y premios, trabajo y juego.

¿Pero a qué edad lo puedo entrenar?

Pues es muy importante que el cachorro ya haya desarrollado la madurez suficiente para poder captar su atención. Los perros maduran a diferentes tiempos dependiendo de la raza; los perros de razas chicas maduran más rápido que los de razas grandes o gigantes pero por lo general una vez cumplidos los 6 o 7 meses de edad se pueden entrenar.

Aunque algunos casos se tratan hasta los 9 o 10 meses (un San Bernardo a los 6 meses sigue siendo básicamente un bebote). Pero esto no quiere decir que no podemos hacer nada al respecto para darle una buena crianza desde cachorros.

Les recomendamos acercarse a un entrenador profesional certificado  para tener la mejor orientación ya que no solo se trata de que el perro llegue a una edad determinada para poderlo entrenar. La socialización y crianza que le damos a nuestro cachorro es sumamente importante para su etapa adulta y su entrenamiento.

 

Si estás interesado en entrenar a tu perro no dudes en contactar a uno de los mejores entrenadores.

Miguel Ángel Hernández

Av. Clavería #180, Col Clavería, Azcapotzalco.

Tel. 5341-2735


Compartir esta publicación



← Publicación más antigua Publicación más reciente →


Dejar un comentario

Por favor, tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados